¿Mala suerte o miedo al éxito?

Lo ves en los demás y te decís ¡debe ser tan lindo!… Sin embargo tu subconsciente se enfoca en el lado desfavorable del éxito y te boicotea. Entonces te quejás por no conseguir esos logros que deseás hace tanto, pero no ves que son tus ideas y tus creencias las que consideran al éxito como peligroso y te impiden alcanzarlo.

IMG_6215Mientras no hagás consciente eso que te hacés, serás incapaz de lograrlo, pues con el miedo al éxito, como con el miedo a cualquier cosa, son tus grabaciones subconscientes las que te mantienen en esa “zona segura” de la que no te movés. Podrás hacer todo lo imaginable, pero no lo alcanzarás porque el miedo te mantendrá a distancia del éxito, donde tus creencias limitantes no se ven cuestionadas y seguirás alimentándolas en esa “área congelada”, que sólo te ha dado frustración a lo largo de toda tu vida.

¿Que te decís?

Aunque soñás con lograrlo, te repetís cosas que aprendiste desde tu niñez, unas trampillas aprendidas que te dificultan obtenerlo:

  • “Tal vez realmente no merezco tener éxito”.
  • “Si tengo éxito, los demás me juzgarán por eso y no por mis cualidades”.
  • O te ensalzarás con una frase de altura: “El triunfo es solitario”… ¿de verdad te lo creés y por eso no te arriesgás?
  • “Si soy una persona exitosa, alguien cercano sufrirá por mi causa”.

Nada más falso, este aspecto del miedo al éxito es en particular difícil de encarar porque lo disfrazás de compasión por alguien más.  Querrás que las personas vean que eso es positivo pues “soy tan buena persona que pienso en los demás antes que en mí”…

  • “La responsabilidad y la presión del éxito me vencerán”.  ¿Eso quiere decir cuando el éxito comienza la diversión se detiene?
¡Cuidado! Aprendiste de personas sin éxito, a tenerle miedo al éxito.  Eso no tiene sentido.

Han pasado muchos años y seguís dándoles poder sobre tu vida, como si fueras aún ese niñito, y continuás en la inacción, convenciéndote de que hay personas que reaccionarán negativamente a tus logros.  Por si no lo sabías, tengo que decirte que eso se llama autoengaño.

¿De dónde sacaste que todas esas creencias limitantes tan efectivas que pasados tantos años te mantienen en el congelador?

Nada de eso existe, nada es cierto, no son más que zancadillas:  Cada uno de esos pensamientos es en realidad una afirmación que te repetís día a día, así justificás mantenerte en tu zona de confort y no te exigís. Seamos honestos, es más cómodo mantenerte donde estás sin salirte del montón, aunque no veás lo que te estás perdiendo.

¿Cuál es la verdad detrás de todo eso?

Subconscientemente sabemos que la autodisciplina lleva al éxito. Por eso mismo, subconscientemente luchás contra ella, así lográs no afrontar “los riesgos y horrores” que te inventaste para excusar tu decisión de evitar someterte al esfuerzo sostenido que requiere alcanzar una meta, y la siguiente y la siguiente, y la que viene después.

Fue así como decidiste enmascarar al éxito y te inventaste razones de sobra para no intentarlo.

Todos albergamos miedos subconscientes, y eso que te repetís, son secretos que tiene tu lado oscuro respecto al éxito. Imaginás indecibles presiones, responsabilidades aplastantes, y muchos otros espantosos subproductos del éxito.

Pero, seamos honestos, son excusas para no sentirte tan mal frente a vos mismo… porque no es fácil engañarte día a día, segundo a segundo, un año sí y todos los que siguen también, sabiendo que lo que te paraliza es el miedo.

Te invito a deshacerte de las creencias limitantes que alimentan tus miedos en mi seminario del próximo 01 de octubre. Será un día que nunca olvidarás.

IMG_6205

Anuncios