Febrero 2018: El arte de fortalecerte por tus cicatrices.

En Japón hay un viejo arte llamado Kintsugi. Es una hermosa manera de embellecer y destacar las cicatrices en los objetos rotos, pues cada pieza de cerámica o porcelana, tiene un valor de antigüedad que la hace merecedora de consideración, respeto y honra especiales.

Cuando una pieza se rompe, es reparada enalteciendo la zona dañada: rellenan las grietas con oro fundido, de manera que, gracias a eso, se vuelve más hermosa, más valiosa y más fuerte.

Según la milenaria cultura japonesa, el principal valor de una pieza y el más importante, está en su historia.

Cuando una persona se rompe, por cualquier circunstancia que la haya afligido en su vida, puede dejar esas grietas abiertas y seguir lamentándose sin ver lo que realmente puede hacer y cambiar para sí misma, pero si decide enfrentar para resolver y seguir adelante, verá el  aprendizaje que al cicatrizar la hará más fuerte.

Unir las roturas con el oro de la vida te dará una belleza única, tendrás mayor valor ante tus ojos, y serás capaz de reparar cada vez más y mejor. Ese es el verdadero sentido para el que te entrena la vida.

Cada error, cada dolor, cada obstáculo, encierra una lección; aprender, es tu regalo para decidir crecer, o perecer.


Si una situación amorosa te ha roto, te invito al Seminario-Taller de febrero. Sé que cambiarás tu vida.
Dale Clic a la imagen, para ir a la información.

Anuncios